Feed on
Posts
Comments

«La radioterapia moderna permite disminuir los efectos secundarios»

Dr. Arribas, jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del IVO. /LP

El 60% de los pacientes con cáncer recibe radioterapia en algún momento de su evolución. Tras la cirugía, la radiación es el tratamiento que más influye en la curación del cáncer. El tratamiento radioterápico consiste en administrar energía en forma de radiación ionizante, capaz de matar las células malignas de los tumores, evitando la irradiación del tejido sano. Hay tres tipos de radiación: en primer lugar, la radioterapia externa -la radiación emitida por el aparato, llamado acelerador lineal-, que va de fuera a dentro del paciente; en segundo lugar, la radioterapia interna o braquiterapia, que introduce la radiación dentro del tumor o de la zona donde estaba el tumor; y, por ultimo, la radioterapia metabólica, en la que se administran fármacos radiactivos que, tras ser ingeridos por el paciente, la radiación se distribuye selectivamente en el órgano que se pretende irradiar. Dependiendo de cada caso, puede ser antes de operar, después de operar o bien sola o junto con tratamiento sistémico, en caso de no necesitar la cirugía. La radioterapia paliativa se utiliza siempre que se vea que pueda ser eficaz en tratar o prevenir un síntoma de un paciente oncológico.

-¿Qué efectos secundarios tiene?

-Distinguimos los efectos durante el tratamiento, principalmente son el cansancio, y la irritación de las mucosas y/o piel de las proximidades del tumor. En función de la localización del tumor, los efectos secundarios serán unos u otros. Los efectos tardíos, meses e incluso años después de haber finalizado la radioterapia La aparición de tratamientos de soporte nuevos, ayudan a que el paciente tolere mejor el tratamiento con radiaciones.

-¿Cuáles son los últimos avances en radioterapia oncológica?

-La incorporación de los nuevos avances tecnológicos del diagnóstico de la imagen y la informática en la planificación de la RT han contribuido a realizar una Radioterapia de alta precisión y personificada. Permitiéndonos realizar tratamientos de Radiocirugía no solo de los tumores cerebrales sino del resto del cuerpo -conocida como Radioterapia Estereotáctica Fraccionada-, con resultados muy satisfactorios, pudiendo ser una alternativa a tratamientos quirúrgicos, en tumores pequeños en los que la cirugía no puede realizarse.

-Imaginamos que para que la terapia sea efectiva, es importante la calidad de la máquina.

-No solo para la efectividad, esta radioterapia moderna nos permite disminuir esos efectos secundarios que antes citaba. Así mismo esa calidad nos permite aumentar el número de técnicas que podemos ofrecer a nuestros pacientes. Todo ello dentro de una cultura de seguridad. Los tratamientos ahora son más seguros y con menos complicaciones.

-¿Cuál es la mejor prevención para disminuir los factores de riesgo de contraer un tumor?

-La prevención se ha convertido en la mejor inversión en salud. Los consejos de hábitos de vida más eficaces en curar el cáncer son el abandono del tabaco, la moderación en el consumo de alcohol, y la realización de ejercicio o practica de deporte, como mínimo andar una o dos horas al día. Debemos seguir insistiendo en la dieta saludable, rica en frutas, legumbres y verduras frescas. Incorporar a nuestro menú semanal el pescado fresco, el aceite de oliva y los frutos secos crudos. Debemos limitar el consumo de la sal, azúcar, carnes procesadas, carne roja así como las bebidas azucaradas. Debemos evitar la obesidad y el sedentarismo, utilizar menos el ascensor e insisto andar al menos una hora al día. Conocido es el efecto perjudicial de una exposición solar prolongada, sobre todo desde las 11 a las 17 horas, favoreciendo tanto el envejecimiento de la piel como la aparición de tumores de la misma. Debemos promover la lactancia materna, no ya como medida protectora de nuestros lactantes, sino como medida profiláctica de la madre contra el cáncer de mama. La vacunación contra el virus del papiloma humano (HPV) en mujeres antes del inicio de las relaciones sexuales está haciendo desaparecer el cáncer de cuello uterino y otros cánceres como de orofaringe. Se ha demostrado la utilidad de la vacunación a los niños en la prevención del cáncer de orofaringe, tumores anogenitales y de pene, provocado por dicho virus. También, la vacunación contra la hepatitis B está disminuyendo la incidencia de un tipo de cáncer de hígado.

Fuente: lasprovincias.

Comments are closed.