Feed on
Posts
Comments

Según una noticia del diario El País, investigadores de la Universidad de Manchester plantean imprimir copias de neoplasias para probar el tratamiento y el efecto de la radiación antes de aplicar el tratamiento correspondiente al paciente.

Uno de los objetivos de los investigadores es poder saber si hay zonas sanas que pensamos que no están expuestas a la radiación y en realidad sí lo están.

Las réplicas del órgano y del tumor son de plástico por fuera, pero está hueca por dentro. Por dentro están divididas en cavidades y compartimentos que se llenan de centelleador líquido (detectores de la radiación). Al radiar el tumor fantasma, este líquido — «desde el punto de vista biológico es muy parecido a la estructura del cuerpo humano», revela cómo afectan la radiación al tumor y al resto del órgano.

Comments are closed.