Feed on
Posts
Comments

El Grupo de Investigación Clínica en Oncología Radioterápica GICOR ha promovido un estudio que ha demostrado que la privación de andrógenos a largo plazo mediante hormonoterapia conlleva un aumento en la supervivencia en los pacientes con cáncer de próstata intermedio y alto riesgo localizado.

Lo relevante es, por tanto, que «ese pequeño margen de aumento de supervivencia es estadísticamente significativo». Es decir, los investigadores han conseguido curar a un porcentaje mayor de pacientes, dentro de un cáncer donde estadísticamente ya hay altas tasas de curación.

Concretamente, se ha evalúa el mantener una deprivación androgénica 28 meses frente a 4 en una población de 362 pacientes con cáncer de próstata de riesgo intermedio y alto. El resultado final es que el grupo de enfermos que recibe el tratamiento más prolongado se beneficia en término de más control del cáncer de próstata.

Fuente: Europapress.

Comments are closed.