Feed on
Posts
Comments

Alfredo Ramos, jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, vicepresidente actual y presidente electo de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), tiene un objetivo claro como representante de los profesionales de esta especialidad: transmitir la idea, que es una realidad, de que «ésta es una especialidad que cura el cáncer».

Hospital Ramón y Cajal

Hospital Ramón y Cajal

Para ello, este órgano, a través de sus distintas comisiones y grupos de trabajo impulsará actividades para conseguir una mayor competencia. Una de las iniciativas más innovadoras de la SEOR ha sido la puesta en marcha de la Escuela Española de Oncología Radioterápica, que ha nacido con el objetivo de impartir cursos de formación clínica a todos los profesionales, pero preferentemente a jóvenes residentes. «La formación ocupa un lugar destacado dentro de los objetivos de la SEOR porque de su calidad depende la de la asistencia a los enfermos».

Aunque considera que «el nivel de la oncología radioterápica en España está al nivel del de cualquier país puntero del mundo, tanto por la formación como por su actividad clínica y dotación de tecnología, es necesario que las técnicas de última generación se generalicen en todos los grandes hospitales españoles o, al menos, en centros de referencia, para realizar IMRT e IGRT, lo que se traduce en una oferta de tratamientos de mayor calidad».

Algo más que tecnología
En el terreno de la investigación, el vicepresidente ha señalado que precisa un impulso porque, «a pesar de que la especialidad se caracteriza por el empleo de tecnología, ésta no es su única arma terapéutica y este concepto no se conoce adecuadamente, incluso en el ámbito sanitario».

Así, la investigación en Oncología Radioterápica se mueve por dos vías que confluyen: desarrollo de nuevas formas de fraccionamiento y dosis, como el hipofraccionamiento, que acorta el tratamiento pero con la misma eficacia biológica. Otra línea es la de impulsar la radioterapia adaptativa, vía que a través de los métodos de IMRT y de IGRT adecua de forma muy precisa los tratamientos a las distintas variaciones tumorales».

Fuente: diariomedico.com

Comments are closed.