Feed on
Posts
Comments

«El efecto de la radiación es el cáncer, pero requiere de miles y miles de exploraciones en la vida»

Entrevista al jefe de servicio de Protección radiológica del Hospital Clínico, José Luis Carrasco

Imagen de José Luis Carrasco.

No hay un mal más potente que tenga unos mecanismo de control tan precisos y a tiempo real como el de la radiación. Inocuo e inoloro, el especialista José Luis Carrasco, al frente de parte de la aparatología sanitaria de Málaga, disipa dudas sobre estas pruebas pero matiza: Solo hay que hacerse las necesarias.

¿Cuál es la función de un radiofísico en un hospital?
Más o menos son un centenar de equipos que van desde los pequeños como puede ser un mamógrafo, a un TAC. Contamos en el Clínico con dos equipos de medicina nuclear conocidos como gamma cámara, y en el apartado de radioterapia tenemos dos aceleradores de electrones y un equipo de branquiterapia. Dentro de algo más de un año se van a incrementar con dos equipos de tomoterapia y tendremos cuatro máquinas para radioterapia. El resto están distribuidos por nuestro complejo, compuesto por Barbarela, el Marítimo de Torremolinos y el Hospital del Valle del Guadalhorce. También llevamos la comarca de Ronda -el hospital-, y los centros de salud del área de Ronda, parte de Guadalhorce-Málaga y Costa de Sol, donde suele haber equipos de rayos x.

En torno a la exposición a la radiación y sus efectos hay mucha controversia e información al respecto, ¿son seguros con los equipos que trabaja?, ¿dónde está el límite para que sea perjudicial?
Los equipos son seguros y se trabaja en condiciones de seguridad. El problema es la radiación que emiten y que el paciente recibe para su tratamiento. El punto de equilibrio está en el beneficio que se obtiene frente al riesgo de hacerla; la prueba no se realiza cuando el beneficio no supera el riesgo. Es cierto que crea un pequeño daño pero por eso no se debe hacer cuando se trata de exploraciones innecesarias. Yo lo identifico como cuando tomas un fármaco. Si lo usas para lo que hay que utilizarlo es asumible y la radiación es así. No se debe utilizar cuando no esté indicada.

Y aquellos pacientes en procesos oncológicos, por ejemplo, que requieren de varias pruebas de este tipo de manera repetida, ¿afecta más la radiación por ser contínua a pesar de que el daño sea mínimo?
Hay un efecto tipo acumulativo asumido, no es lo mismo hacerte una, dos o tres, pero sigue siendo tremendamente pequeña; incluso en relación con la radiación ambiental sigue siendo pequeña. El punto clave es que sea precisa esa información, el médico prescriptor tiene que ver el beneficio frente a ese riesgo. Incrementas tu probabilidad de daño futuro y por ello no se deben hacer pruebas innecesarias, pero no hay daño evidente inmediato, de hecho, lo que hay es una probabilidad de daño mínima. En el caso de la radioterapia, tú disparas contra los tumores a conciencia y es un daño buscado para destruirlo pero sin dañar el entorno y que no se produzcan efectos secundarios. El otro objetivo de estas pruebas es el diagósnitico, el daño colateral es esa probabilidad futura.

¿Cuáles son los efectos de esa radiación acumulada y repetida en el tiempo?
El efecto de la radiación es el cáncer pero los valores deben ser tremendamente altos para que haya una probabilidad matemáticamente significante. Pueden ser miles y miles de exploraciones a lo largo de la vida.

El cáncer está extendido al punto de que una de cada 3 o 4 personas lo tendrán a lo largo de su vida, es decir, la incidencia del cáncer es altísima ya sea por motivos varios como tabaquismo, polución… Por tanto la cantidad adicional que aporta la radiación es muy pequeña, hablamos de 5 de cada 100.000 casos. Sin embargo, cuando esa persona recibe esa radiación es la opción para su curación. Es enfrentar la posibilidad de curación en el presente frente a un posible riesgo pequeño a largo plazo.

En los últimos años ha cogido fuerza el movimiento antivacuna o las terapias alternativas frente a los tratamientos convencionales oncológicos, entre ellos, la radioterapia, ¿qué diría?
Cuando comencé a trabajar en esto lo comentaba con los propios oncólogos; utilizamos un agente cancerígeno para matar el propio cáncer pero ellos mismo me decían que si no se resuelve este problema -el cáncer- el paciente no tendrá opciones de vivirlo. Si no quieres hacer esta parte del tratamientos evitas un posible efecto secundario pero dices no a tu curación, ¿qué prefieres? Es un agente probado y curativo. Antes las máquinas era de peor precisión y más efectos colaterales pero ahora se aborda muy bien la zona tumoral y merece la pena.

¿Recibimos radiación en nuestro día a día?
Totalmente, la radiación ambiental es, por un lado la cósmica, otra la de la tierra, la del aire y eso solo por andar. Para dar tranquilidad a la población, este valor natural no es igual en todos lados, hay zonas en las que es más alta, por ejemplo, en Bolivia que es un lugar muy por encima del nivel del mar y recibe más radiación cósmica. Ese fondo natural variable está ahí y no da lugar a cánceres probados por lo que no hay que preocuparse mucho.

¿Dónde más recibimos radiación?
Un vuelo transoceánico supone una cantidad apreciable más que la radiación que reciben nuestros profesionales y es por estar fuera de la atmósfera. Las últimas normativas hablan de hacer controles dosimétricos a las tripulaciones. Al estar expuestass se exige un control. En la minería pasa igual al estar debajo de la tierra expuestos a ciertos materiales. Lo mismo sucede con el radom, un elemento químico que se genera a partir de otros elementos. Es gaseoso y tiene un componente radiactivo. Se desprende de los materiales de construcción y en los países fríos, por ejemplo, en los que hay poca costumbre de ventilar se puede acumular.

¿Están seguros los profesionales que trabajan con este tipo de aparatos?
Tienen equipos de medida personales, un dosímetro e incluso depende de dónde trabajen, lo llevan en un anillo o la muñeca para medir la radiación. En el 95 por ciento de los profesionales que trabajan en la sanidad no se detecta nada y en ese cinco por ciento restante, que suele ser personal intervencionista que trabaja directamente enfrentado al equipo de radiación, está muy por debajo de los números que se establece como máximo. No son valores de riesgo; si el máximo nivel es 20, el profesional más expuesto ha dado un 2 sobre 20. El problema de la radiación es que es inocuo, transparente, no huele y crea un miedo tremendo porque tiene un daño potencial, pero no muchos riesgos están tan bien controlados como este. Chernobyl ha criminalizado la radiación de manera brutal, vivimos con ella habitualmente y encima, podemos medirlo. Hay un control absoluto de lo que se está recibiendo y es el único riesgo que tiene su propio organismo competente, el Consejo de Seguridad Nuclear.

Fuente: Laopiniondemalaga.es

El hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha estrenado recientemente el acelerador de radioterapia volumétrica Halcyon, el primero instalado en España de estas características y que permite mejorar la precisión en este tipo de tratamientos. Esta tecnología llega gracias a la Fundación Amancio Ortega, que en 2017 acordó con la Generalitat de Cataluña una donación de 47 millones de euros para la lucha contra el cáncer.

Fuente: ABC.

Hasta tres hospitales españoles (Vigo, Valencia y Santander) han sido contactados para participar en el primer estudio para tratar el alzhéimer con radioterapia. Es la primera vez que se va a realizar un experimento de este tipo con personas.

Se conoce que los pacientes con alzhéimer crean depósitos de proteínas beta amiloide y tau en la corteza cerebral. El postulado de este tratamiento es que la radioterapia no las destruye, pero sí provoca una reacción inmunológica a estas placas de proteínas; un mecanismo similar al de la inmunoterapia para los tratamientos contra el cáncer.

Fuente: lavozdegalicia

La Clínica Universidad de Navarra ha hecho público que dispondrá de un acelerador marca Hitachi para tratar a pacientes a nivel nacional. La elección de Madrid para el emplazamiento de este acelerador ha sido elegida dada la facilidad de comunicaciones existentes con el resto del territorio nacional.

Fuente: noticiasdenavarra.

 

«La radioterapia moderna permite disminuir los efectos secundarios»

Dr. Arribas, jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del IVO. /LP

El 60% de los pacientes con cáncer recibe radioterapia en algún momento de su evolución. Tras la cirugía, la radiación es el tratamiento que más influye en la curación del cáncer. El tratamiento radioterápico consiste en administrar energía en forma de radiación ionizante, capaz de matar las células malignas de los tumores, evitando la irradiación del tejido sano. Hay tres tipos de radiación: en primer lugar, la radioterapia externa -la radiación emitida por el aparato, llamado acelerador lineal-, que va de fuera a dentro del paciente; en segundo lugar, la radioterapia interna o braquiterapia, que introduce la radiación dentro del tumor o de la zona donde estaba el tumor; y, por ultimo, la radioterapia metabólica, en la que se administran fármacos radiactivos que, tras ser ingeridos por el paciente, la radiación se distribuye selectivamente en el órgano que se pretende irradiar. Dependiendo de cada caso, puede ser antes de operar, después de operar o bien sola o junto con tratamiento sistémico, en caso de no necesitar la cirugía. La radioterapia paliativa se utiliza siempre que se vea que pueda ser eficaz en tratar o prevenir un síntoma de un paciente oncológico.

-¿Qué efectos secundarios tiene?

-Distinguimos los efectos durante el tratamiento, principalmente son el cansancio, y la irritación de las mucosas y/o piel de las proximidades del tumor. En función de la localización del tumor, los efectos secundarios serán unos u otros. Los efectos tardíos, meses e incluso años después de haber finalizado la radioterapia La aparición de tratamientos de soporte nuevos, ayudan a que el paciente tolere mejor el tratamiento con radiaciones.

-¿Cuáles son los últimos avances en radioterapia oncológica?

-La incorporación de los nuevos avances tecnológicos del diagnóstico de la imagen y la informática en la planificación de la RT han contribuido a realizar una Radioterapia de alta precisión y personificada. Permitiéndonos realizar tratamientos de Radiocirugía no solo de los tumores cerebrales sino del resto del cuerpo -conocida como Radioterapia Estereotáctica Fraccionada-, con resultados muy satisfactorios, pudiendo ser una alternativa a tratamientos quirúrgicos, en tumores pequeños en los que la cirugía no puede realizarse.

-Imaginamos que para que la terapia sea efectiva, es importante la calidad de la máquina.

-No solo para la efectividad, esta radioterapia moderna nos permite disminuir esos efectos secundarios que antes citaba. Así mismo esa calidad nos permite aumentar el número de técnicas que podemos ofrecer a nuestros pacientes. Todo ello dentro de una cultura de seguridad. Los tratamientos ahora son más seguros y con menos complicaciones.

-¿Cuál es la mejor prevención para disminuir los factores de riesgo de contraer un tumor?

-La prevención se ha convertido en la mejor inversión en salud. Los consejos de hábitos de vida más eficaces en curar el cáncer son el abandono del tabaco, la moderación en el consumo de alcohol, y la realización de ejercicio o practica de deporte, como mínimo andar una o dos horas al día. Debemos seguir insistiendo en la dieta saludable, rica en frutas, legumbres y verduras frescas. Incorporar a nuestro menú semanal el pescado fresco, el aceite de oliva y los frutos secos crudos. Debemos limitar el consumo de la sal, azúcar, carnes procesadas, carne roja así como las bebidas azucaradas. Debemos evitar la obesidad y el sedentarismo, utilizar menos el ascensor e insisto andar al menos una hora al día. Conocido es el efecto perjudicial de una exposición solar prolongada, sobre todo desde las 11 a las 17 horas, favoreciendo tanto el envejecimiento de la piel como la aparición de tumores de la misma. Debemos promover la lactancia materna, no ya como medida protectora de nuestros lactantes, sino como medida profiláctica de la madre contra el cáncer de mama. La vacunación contra el virus del papiloma humano (HPV) en mujeres antes del inicio de las relaciones sexuales está haciendo desaparecer el cáncer de cuello uterino y otros cánceres como de orofaringe. Se ha demostrado la utilidad de la vacunación a los niños en la prevención del cáncer de orofaringe, tumores anogenitales y de pene, provocado por dicho virus. También, la vacunación contra la hepatitis B está disminuyendo la incidencia de un tipo de cáncer de hígado.

Fuente: lasprovincias.

Radiofísicos del Hospital Universitario La Paz han creado un cuento infantil para explicar a los niños que van a recibir tratamiento de una forma amena y divertida en qué va a consistir el proceso.

A través de 18 páginas cargadas de ilustraciones se intenta ayudar a los médicos a explicar a los niños el tratamiento al que se van a ver sometidos durante semanas.

Según la autora, el cuento está teniendo muy buena acogida y están siendo felicitados por numerosos profesionales sanitarios. Hasta el momento se han repartido más de 5.000 ejemplares del mismo que están siendo distribuidos por un total de 170 hospitales de toda España, incluyendo tanto centros públicos como privados.

Cuento-Los-Amigos-Invisibles

Fuente: Lanzadigital.

En nuestro resumen de las noticias más relevantes de hoy, reseñamos que en Aragón se están aprobando diferentes proposiciones para instalar en Huesca y Teruel sendos aceleradores según hemos podido saber estos días.

En Vigo, hemos conocido que el CHUVI ya puede planificar un tratamiento usando solamente una resonancia mediante el sistema MR-CAT, lo que evita desplazamientos al paciente y agiliza los preparativos del tratamiento.

Mientras tanto, en Zamora hemos conocido que el nuevo acelerador que sustituirá al actual que hay instalado en el Complejo Asistencial de Zamora, se instalará sin interrumpir el servicio a los pacientes que lo requieran ya que irá instalado en el segundo búnker disponible del hospital.

Fuentes: laopiniondezamora, lavozdegalicia, elperiodicodearagon, heraldo.

 


Según la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), la radioterapia representa actualmente menos del 5% del coste total del tratamiento y es la opción que más cura esta enfermedad.

El presidente de SEDISA, Joaquín Estévez, ha recordado que la contribución de la radioterapia es del 40% frente al 10% de la quimioterapia y, además de curar, evita mutilaciones, ayuda a cronificar la enfermedad metastásica y es el tratamiento paliativo más utilizado en los casos oncológicos.

Fuentes: infosalus, redacción médica,

00

 

El Hospital U. Doctor Negrín de Gran Canaria se convertirá en el primer centro público de toda España que cuente con un equipo de radiocirugía robótica. Entrará en funcionamiento, previsiblemente, en septiembre de 2017.

Con este sistema, entre 300 y 400 enfermos de cáncer podrán recibir anualmente un tratamiento más eficaz. Además sólo van a ser necesarias entre una y cinco sesiones, bastantes menos que con las terapias convencionales.

La instalación supondrá una inversión de 2,8 millones de euros, de los cuales el 85% estará financiado por la Unión Europea.

Fuentes: 20minutos, RTVC, La Vanguardia.

Este año se reunirán, del 8 al 10 de junio, cerca de 1.000 especialistas del sector en el Palacio de Exposiciones de la capital cántabra. La principal novedad de esta edición es la realización de 6 intervenciones quirúrgicas en directo gracias a la instalación de 2 quirófanos por el Hospital U. Marqués de Valdecilla, el Hospital Virtual Valdecilla y el instituto de investigación IDIVAL.

El jefe del Servicio de Oncología Radioterápica de Valdecilla, Pedro Prada, afirmó que el número máximo de asistentes por operación será de 60, en las cuales se tratará cáncer de próstata, mama, cérvix, páncreas y ocular con las últimas innovaciones en la especialidad.

También se celebra simultáneamente el 1º Congreso de la Sociedad Española de Oncología Clínica (SEOC).

Fuentes: El Diario Montañés, Europa Press.

Older Posts »